Fue fundada por los padres Luis Ernotte y Manuel Berthold, ambos sacerdotes jesuitas, sobre la margen derecha del Río Yaguary próximamente a la desembocadura de éste en el Río Ibicuy.