Fue fundada en el año 1633 en la región del Tapé, a orillas del Río Igay. Al igual que otros pueblos de su entorno, en 1637, emigró a causa de los ataques de los bandeirantes. En 1639 se trasladó a orillas del Paraná, cerca de donde se estableció definitivamente, en 1660.