Fundada por el padre Antonio Sepp, sus ruinas se localizan en la ciudad de Entre-Ijuís.